En directo
19:00 - 20:00
Sociedad

Los virus respiratorios también vuelven a la nueva normalidad

Una persona toma un jarabe para mitigir la tos de un catarro.
Una persona toma un jarabe para mitigir la tos de un catarro.

Euskadi arrancó el pasado lunes su campaña de vacunación antigripal con la gran incógnita de saber qué impacto tendrá esta temporada ya que el año pasado, el covid barrió la gripe del mapa. Todo apunta a que con la relajación de restricciones y la menor circulación del SARS-CoV-2, los virus estacionales como el de la gripe común, vuelvan a ocupar su nicho en el ecosistema de virus y se propaguen con mayor intensidad.

Resfriado común, catarros, faringitis, infecciones agudas de las vías respiratorias y gripe... La nueva normalidad también trae de vuelta las patologías respiratorias clásicas porque tras la mejora de la pandemia, otros patógenos ocupan el espacio que ha dejado el coronavirus. Todos ellos con síntomas como dolor de garganta, congestión, mocos o malestar general que, en ocasiones, son indistinguibles del covid. En un otoño/invierno habitual, antes de que apareciese el coronavirus, los virus respiratorios eran los grandes protagonistas. Se imponía la gripe (fundamentalmente tras las vacaciones de Navidad), y un poco antes, el virus respiratorio sincitial (VRS), que provoca la mayoría de las bronquiolitis en niños pequeños, además de otros adenovirus y rhinovirus.

Año atípico 

Porque el año pasado fue absolutamente inédito. Bronquiolitis y bronquitis casi desaparecidas. Laringitis, a medio gas. Y muy pocos catarros y resfriados. La mascarilla y las medidas sanitarias para combatir el coronavirus marcaron un año imposible, donde apenas se vieron las típicas infecciones que antes llenaban las urgencias y saturaban los centros de salud. Y al mismo tiempo que los médicos prescribían más ansiolíticos por la incertidumbre ante una pandemia que ha transformado el mundo, bajaban las recetas de antibióticos.

Uno de los grandes temores era que al covid se le uniera la epidemia anual de gripe. Los más agoreros pronosticaban un nuevo colapso sanitario y una letalidad disparada en pacientes delicados. No fue así. El problema es que, después de casi 20 meses con un sistema inmunológico en letargo, podríamos ser más susceptibles a contraer alguna de estas infecciones.

Normalizar el uso de la mascarilla se perfila como la clave para mantener a raya las enfermedades respiratorias. "Antes de esta pandemia, la mascarilla era casi estigmatizante. Por eso, lo ocurrido debe servirnos para normalizar su uso siempre que tengamos una enfermedad infecciosa", destacan los expertos.

De hecho, consideran que estaba infravalorada la capacidad de las partículas exhaladas por la gente al hablar, toser, reír o gritar –los aerosoles– de mantenerse en el aire y contagiar. "Actualmente se está reconociendo que la transmisión por los aerosoles de enfermedades es más frecuente y abundante de lo que se creía", explica la viróloga del CSIC Margarita del Val.

Una de los colectivos médicos que se mantiene vigilante por lo que pueda pasar este otoño/invierno, en cuanto a la aparición de los virus respiratorios, es el de los pediatras. Se mantienen alertas ante la vuelta del virus respiratorio sincitial, el responsable de los ingresos de niños por bronquiolitis, porque ya se han empezado a diagnosticar numerosos casos de esta infección.

Y es que los pediatras reconocen que el año pasado "fue completamente atípico. El número de casos de infecciones estacionales que vimos fue cero o anecdótico en algunos casos. Y tampoco hubo procesos víricos sistemáticos", señalan.

Afecciones

La enfermedad más común. La infección por virus respiratorios es la enfermedad más frecuente en el mundo. Su afección económica es inmensa, tanto por las jornadas laborales perdidas como por el gasto sanitario y farmacológico que provoca.

SARS y gripe aviar. Dejando al margen la pandemia de coronavirus, en los últimos años han tenido gran repercusión el denominado síndrome respiratorio agudo grave (conocido como SARS) y la infección provocada por la denominada gripe aviar.

Ecosistema viral

Gripe 79 muertos en la temporada 2019-2020

Antes de estallar la emergencia sanitaria del coronavirus, se registraron en Euskadi 1.662 casos de personas hospitalizadas con gripe confirmada. Además, el número de personas fallecidas ascendió a 79.

 

Catarros Las medidas de protección, definitivas

Casi todos los virus respiratorios desaparecieron gracias a las medidas de protección para frenar la proliferación del Sars-Cov-2. Desde la gripe, el virus respiratorio sincitial de los niños hasta otros virus asociados a catarros y resfriados.

Gripe vs. covid

22%

La tasa de positivos de gripe desde final de septiembre de 2020 hasta diciembre fue el 0,2%. En ese mismo periodo, en 2019 era el 8,7%. En uno de los picos, a mitad de enero de 2020, la tasa de positivos era el 22%. Un año más tarde fue el 0,1%.

25/10/2021
En directo
19:00 - 20:00
Monográficos Musicales
19:00 20:00
En directo
19:00 - 20:00
19:00 20:00
Email