En directo
00:00 - 06:00
Política

Sánchez se aferra a la advertencia de la UE a Argelia de medidas coercitivas

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, tras la reunión mantenida ayer con el comisario europeo de Comercio, Valdis Dombrovskis. Foto: Efe
El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, tras la reunión mantenida ayer con el comisario europeo de Comercio, Valdis Dombrovskis. Foto: Efe

donostia – La Unión Europea dio ayer un balón de oxígeno al Gobierno de Pedro Sánchez tras advertir a Argelia de posibles medidas coercitivas si no rectifica en su decisión de romper el Tratado de Amistad firmado con el Estado español tras el giro de Moncloa respecto al Sahara Occidental. Aunque sigue privilegiando el diálogo para resolver la controversia, la Comisión Europea acusa a Argel de violar los acuerdos de asociación, y lo hizo después de la reunión que mantuvieron en la capital comunitaria el responsable de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, que acudió en busca de músculo político, y el vicepresidente y comisario europeo de Comercio, Valdis Dombrovskis, para abordar esta crisis. El ministro socialista aboga por la vía diplomática con el deseo de que "esto se resuelva lo antes posible", achacando la polémica a las decisiones unilaterales de las autoridades argelinas y aseverando que el Ejecutivo de Sánchez no ha tomado "ninguna decisión que afecte a Argelia" ni ha pronunciado "ninguna palabra" para provocar un conflicto diplomático.

"Estamos unidos en la defensa firme de nuestras empresas, que son las empresas europeas", subrayó Albares sobre la sintonía con la UE ya que "la medida unilateral viola el acuerdo de asociación entre la UE y ese país y, por lo tanto, aunque va dirigida a España, afecta al mercado único, las relaciones económicas y comerciales de Argelia" con la Unión Europea, declaró. Previamente, Dombrovskis y el alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, subrayaron en un comunicado que la Comisión sigue la crisis con "suma preocupación" y analiza las instrucciones de Argel a "las instituciones financieras para detener las transacciones entre los dos países". El Gobierno de Sánchez y la Comisión Europea aspiran –dijo el titular español– a que "lo antes posible se vuelva al diálogo, a la amistad que tiene el pueblo de España con el pueblo argelino" y a restablecer "unas relaciones económicas normales entre España y Argelia, entre la Unión Europea y Argelia". "Queremos exactamente las mismas relaciones con Argelia que con todos sus vecinos, desde el respeto mutuo" y la "no injerencia", añadió Albares, que definió los dos países como "pueblos amigos pero también (...) pueblos libres y soberanos". "La UE y sus instituciones lo ven exactamente igual que nosotros", reiteró el ministro, quien agregó que Madrid y Bruselas coinciden también en defender los intereses de España y sus empresas en el país africano.

réplica argelina La reacción de la otra parte no se hizo esperar. La misión de Argelia ante la UE denunció "precipitación" por parte de la Comisión Europea al respaldar a España, al reaccionar "sin consulta previa ni verificación alguna con el Gobierno argelino de la suspensión por parte de Argelia de un tratado político bilateral con un socio europeo, y sin asegurarse de que esta medida no afecta directamente a ninguno de los dos o indirectamente sus compromisos contenidos en el acuerdo de asociación Argelia-UE", recogió en un comunicado la embajada argelina. La diplomacia del país magrebí negó que entre las decisiones adoptadas se encuentre frenar las transacciones corrientes con el Estado español y añade que "solo existe en la mente de quienes la reclaman y de quienes se han apresurado a estigmatizarla". Con respecto al suministro de gas, la misión diplomática argelina insiste en que corresponde a las empresas comerciales "asumir todos sus compromisos contractuales".

Las relaciones bilaterales de un país tercero con un Estado miembro individual son también "parte de las relaciones con la UE", subrayaba la declaración de la Comisión Europea, que apunta además que la "unidad y solidaridad" entre los países del bloque es un elemento clave en la defensa de los valores y principios comunes en sus relaciones con terceros. "La política comercial es una competencia exclusiva de la UE y la UE está preparada para hacer frente a cualquier tipo de medida coercitiva contra uno de los Estados miembro", zanja el comunicado emitido por Borrell –que no acudió a la cumbre al estar aislado por ser positivo en covid, aunque sí lo hicieron miembros de su equipo– y el vicepresidente económico del Ejecutivo comunitario. En todo caso, añade el documento, la Unión Europea "sigue favoreciendo el diálogo en primer lugar para resolver controversias" y confía en que sea posible encontrar una "solución rápida" que permita restablecer plenamente las relaciones comerciales y de inversión de las partes, apelando a la "larga y fuerte" asociación creada entre la UE y un socio relevante en la región del sur del Mediterráneo.

El acuerdo de asociación de la UE prevé un mecanismo de resolución de disputas que puede activar cualquiera de las partes para que un panel de arbitraje dirima el conflicto. Dicho panel contaría con un árbitro designado por cada una de las partes y un tercero nombrado en consenso para que examinen la situación y decidan posibles medidas, si bien es un proceso que puede llevar meses o años, por lo que Bruselas es partidaria de agotar la vía diplomática y reservar este mecanismo al último recurso. De hecho, en el marco del acuerdo UE-Argelia existe ya una disputa abierta desde 2020 por restricciones que Argel impone a determinadas importaciones europeas desde 2015. Tras dos años sin avances, la UE designó a su árbitro el pasado marzo sin que Argelia haya elegido a su candidato.

comparecencias En este contexto, Albares aprovechó para arremeter contra el PP por pedir su comparecencia y la de Pedro Sánchez en el Parlamento, instándole a Alberto Núñez Feijóo a que "hay un momento en que tenemos que ser España". "Hay momentos en que somos Gobierno y oposición, pero hay otros en que tenemos que ser España, y este es uno de esos. Todo lo que no sea así me parece una enorme deslealtad y una enorme irresponsabilidad en estos instantes tan complejos para España y para la Unión Europea", manifestó el ministro. Y prosiguió: "¿Cómo es posible que yo venga hoy aquí, a Bruselas, para analizar una decisión unilateral de Argelia, un gobierno tercero, y que la Comisión Europea, las instituciones europeas, la Unión Europea, tengan un análisis de manera automática (...) exactamente igual al que tiene el Gobierno de España y la oposición parezca tener otro análisis?", se preguntó el jefe de la diplomacia española. Por esas razones, el dirigente socialista afirmó sentirse "perplejo" por la petición de los populares, lanzando al aire de nuevo la misma exclamación: "¡Por favor. Tenemos que ser España!".

Sin embargo, la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, concretó tras registrar la petición de comparecencia –ya habían solicitado la del responsable de Interior, Fernando Grande-Marlaska– que el Ejecutivo debe dar explicaciones de su "nefasta" política exterior y lamentó que no se haya puesto en contacto con el principal partido de la oposición. Desde Génova trasladaron que el hecho de que el Ejecutivo haya "tenido que pedir auxilio a Europa muestra su debilidad". l

"No hemos tomado ninguna decisión ni dicho nada para llegar a este conflicto diplomático"

José manuel albares

Ministro de Asuntos Exteriores

"Existe preocupación y se favorecerá en primer lugar el diálogo para resolver la controversia"

valdis dombrovskis

Comisario europeo de comercio

"La UE ha reaccionado sin consultar ni verificar si la medida afecta a los compromisos firmados"

embajada argelina

Comunicado oficial

"Que el Gobierno de Sánchez haya tenido que pedir auxilio a Europa muestra su debilidad"

cuca gamarra

Portavoz del PP en el Congreso

2022-06-12T04:30:02+02:00
En directo
00:00 - 06:00
Made in Onda Vasca
00:00 06:00
En directo
00:00 - 06:00
00:00 06:00