En directo
08:00 - 12:00
Política

"No existe indulto que hará callar al pueblo de Catalunya"

Pere Aragonès y Josep Rull se saludan efusivamente a la salida de Lledoners
Pere Aragonès y Josep Rull se saludan efusivamente a la salida de Lledoners

Los presos del procés ya están en la calle. Los indultos concedidos por el Gobierno de Pedro Sánchez han puesto fin a la condena por sedición sentenciada por el Tribunal Supremo y por la que se han pasado tres años y medio en la cárcel por la causa del 1-O, que políticamente sigue sin resolverse. La medida de gracia decretada por el Ejecutivo español tiene un carácter parcial, es reversible y está condicionada a que no vuelvan a delinquir en un plazo máximo de seis años, además de mantener durante una década su su inhabilitación para cargos públicos. La concesión resulta insuficiente para el mundo independentista, que reclama al Estado la amnistía, que incluiría así a los más de 3.000 represaliados, incluido el president en el exilio Carles Puigdemont, y el derecho de autodeterminación, un referéndum pactado sobre la secesión que el soberanismo pondrá encima de la mesa de diálogo pero al que Moncloa no está dispuesto a acceder. El "nuevo proyecto de país" de Sánchez está aún por dotarse de contenido aunque todo apunta a que desde su Gabinete únicamente se propondrá una mejora del autogobierno catalán que fundamentalmente afecte a la financiación, toda vez que la apuesta federal de "nación de naciones" no tendría los números suficientes.

Sobre las 12.00 horas han ido saliendo de los centros penitenciarios el exvicepresident y líder de ERC, Oriol Junqueras; los exconsellers Josep Rull, Joaquim Forn, Jordi Turull y Raül Romeva; el expresidente de la ANC Jordi Sànchez; y el presidente de Òmnium Jordi Cuixart; todos ellos en Lledoners; así como la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell y la exconsellera Dolors Bassa, en Wad Ras y Puig de les Basses. Forcadell fue la primera indultada en dejar el recinto agasaja por decenas de simpatizantes independentistas. Tras saludar a la presidenta del Parlament, Laura Borràs, la exconsellera de Salut Alba Vergés o el expresident de la Cámara y actual conseller de Empresa, Roger Torrent, ha destacado que "hoy es un día de alegría, lo que queremos es la amnistía y onseguiremos el fin de la represión para todos los exiliados y represaliados". "Si el independentismo no hubiera ganado elección tras elección, nosotros no estaríamos aquí. Nuestra gran victoria será la amnistía, la autodeterminación y la república catalana", ha enfatizado Forcadell, que vestía una camiseta amarilla.

"NADA ACABA Y TODO COMIENZA"

Cuixart, que estaba de permiso, ha llegado a Lledoners, donde le ha aguardado Pere Aragonès, con una pancarta en la que se podía leer Freedom for Catalonia tras señalar en un tuit que "nada acaba y todo comienza". "No existe el indulto que hará callar al pueblo de Catalunya. Hoy no es un día de renuncia. Hoy los catalanes y catalanas nos reafirmamos", ha aseverado el presidente de Òmnium. Y ha añadido: "Que nadie se equivoque. Seguiremos manifestándonos para protestar ante cualquier injusticia. No nos callaremos nunca y siempre seguiremos adelante". El posterior en tomar la palabra ha sido Jordi Sànchez. "Hoy es un gran día. Porque a pesar de todo, salimos todos juntos, dignos, unidos y para ganar la libertad de este país", ha sostenido el secretario general de Junts. "El Estado español no acepta lo que dicen los tribunales europeos. Nuestra salida es un homenaje a toda la gente en el exilio y estamos seguros de que el Reino de España acabará siendo condenado por el TEDH", ha rubricado.

Por su parte, a juicio del exconseller Forn, "si hoy estamos aquí es porque vosotros nos habéis apoyado. Podemos afirmar que salimos de la prisión pensando exactamente lo mismo y somos más fuertes que nunca. Seguiremos luchando". El exconseller Rull ha recordado que "en los momentos más duros, veíamos imágenes del 1-O y pensábamos: cuánta dignidad. Conseguiremos la independencia de Catalunya y ganaremos". "Hay quien dice que hemos de pedir perdón, los que han de pedir perdón son los que golpearon a nuestra gente por querer expresar democráticamente y pacíficamente su derecho a ser libres. Salimos más fuertes, con nuestras convicciones más fuertes que nunca, esta es la victoria de lo que hemos sido capaces de hacer juntos", ha expresado.

Para su compañero Turull, "hasta que los exiliados no sean libres la nuestra no será una libertad plena. Nos han dado un indulto condicionado, revisable y parcial, pero nuestro compromiso no lo es". Romeva ha afirmado igualmente que "hoy no se acaba nada y salimos a trabajar para la libertad". Antes, la exconsellera Bassa había refrendado que "nada se ha acabado, todo es el inicio, todo es una etapa, acabamos una que la cerramos con mucho gusto, salir y no volver a entrar, pero hemos de dar muchos pasos adelante, nuestros ideales son los mismos, los derechos y libertades y el derecho de autodeterminación para nuestro pueblo".

El último en pronunciarse ha sido Junqueras. "En este país hay muchos niños y niñas que durante estos años han sufrido. Somos conscientes de que hoy, con nuestra salida de prisión, no se acaba nada. Trabajaremos para todos los represaliados y para la libertad", ha considerado el líder de ERC. "El país nos necesita más que nunca y nosotros salimos con el compromiso de seguir trabajando en la política", ha aventurado. Y en la misma línea que el resto ha reseñado que "hoy, cuando salimos de la cárcel, todo sigue, porque somos nueve personas las que nos añadimos y continuamos el compromiso, esfuerzo y trabajo por la libertad y la amnistía de todas las personas, de los tres mil represaliados, de toda la gente amenazadas, por todos los exiliados, nos comprometemos como siempre a trabajar por todos ellos". Discursos que se han cerrado a los sones de Els Segadors.

El expresident Puigdemont les ha agasajado desde su exilio celebrando su "retorno a casa" y bajo la siguiente advertencia al Estado: "Sin libertad colectiva, la libertad individual nunca será plena".

AMBIENTE CALDEADO EN EL CONGRESO

Previamente, en la sesión de Control en el Congreso Pablo Casado ha exigido con vehemencia a Pedro Sánchez que dimita y convoque elecciones para que sean los ciudadanos quienes se posicionen sobre los indultos. Es decir, como si fuera una especie de referéndum en todo el Estado sobre la medida, a lo que el líder socialista ha replicado señalando el "aislamiento" político del presidente del PP. "Usted ha engañado su palabra electoral, ha incumplido su juramento constitucional y está engañando a esta Cámara", le ha espetado el máximo dirigente popular poco después de que la medida de gracia se publicara en el Boletín Oficial del Estado (BOE). El presidente español ha vuelto a justificar la necesidad de esta concesión como instrumento "en favor de la concordia y convivencia".

24/06/2021
En directo
08:00 - 12:00
Onda Vasca con Imanol Arruti
08:00 12:00
En directo
08:00 - 12:00
08:00 12:00
638 05 21 41