En directo
11:00 - 12:00
Política

Idoia Mendia: "No hay polémica con el lehendakari: siempre hemos discrepado en el modelo de Estado desde Benegas hasta Andueza"

Vicelehendakari Segunda y Consejera de Empleo y Trabajo
Idoia Mendia.
Idoia Mendia.

Se ha visto un nivel de desencuentro en público en materia de autogobierno entre PNV y PSE que hasta ahora no se había presenciado. ¿Tiene usted la sensación de que se están revisando los acuerdos que firmó en su momento con el PNV?

-Bueno, yo no vincularía una cosa con la otra. Soy una gran defensora de los acuerdos. Somos dos partidos muy diferentes y, en el autogobierno, tuvimos la capacidad de dejar al margen lo que más nos separaba, dejarlo en un ámbito de plena libertad en el Parlamento para que cada uno propusiera lo que sus convicciones le marcan, y centrar al Gobierno en responder a las necesidades de la gente y las empresas.

Pero esta disputa ha salpicado al Gobierno vasco, porque decía Eneko Andueza que el lehendakari hablaba a título personal cuando hablaba del modelo de Estado. ¿A usted como consejera le incomodó el discurso del lehendakari en la Asamblea corsa?

-Mire, el lehendakari habla como lehendakari, y yo hablo como vicelehendakari, pero luego ambos tenemos una militancia política que no ocultamos y, por lo tanto, también tenemos libertad para hablar. El lehendakari nos trasladó en el seno del Consejo de Gobierno la situación de los corsos independentistas, la situación económica del país, y no nos habló ni de sendas independentistas ni de cuestiones del Estatuto. Tenemos toda la legitimidad cada uno de nosotros para defender lo que creamos mejor para Euskadi en términos de autogobierno o de cualquier otra cuestión que esté fuera del acuerdo.

Tanto usted como Andueza defienden la impronta que deja el PSE en el Gobierno. Hay quien puede pensar que toda esta polémica se trata de eso, de proyectar que condicionan el discurso del PNV, quizás porque las encuestas no reflejan una subida importante al PSE€

-Los socialistas nunca hacemos política en base a encuestas, como tampoco la hacíamos cuando el compromiso te llevaba a tener dos escoltas y jugarte la vida a cambio de nada. Lo hacemos por convicción. Ha sido un éxito que el acuerdo incorpore un 90% de nuestro programa electoral. En ocasiones, eran propuestas socialistas. En otras, había una coincidencia con el PNV, y esto lleva también a que en los últimos meses hayamos visto declaraciones del PNV reconociéndose como socialdemócrata.

Usted dijo en su momento que Podemos no sabe ser Gobierno de coalición en el Estado. ¿No le está haciendo el PSE a Urkullu lo mismo que le hace Podemos a Sánchez?

-En absoluto. A mí no me parece que haya habido ninguna polémica. Hemos discrepado siempre los socialistas, desde Txiki Benegas hasta Eneko Andueza, en estas cuestiones referidas al modelo de Estado. Otra cosa es que a ustedes los periodistas les guste llevarlo a titular, y yo lo entiendo. Pero, en el resto de cuestiones, el acuerdo es tan detallado que las leyes tienen una tramitación muy ordinaria.

¿Qué se puede objetar al mensaje del lehendakari en Córcega cuando habló de plurinacionalidad, y usted misma defendió el término nación?

-No voy a entrar a polemizar. Soy vicelehendakari de un gobierno que ha dejado al margen esas cuestiones para que no nos distraigamos. Ese esfuerzo se ve en los datos económicos.

Entonces, ¿la experiencia del pacto PNV-PSE debería tener continuidad, también después de las elecciones municipales y forales?

-En el PSE vamos a conseguir el mayor apoyo posible, y al día siguiente seguiremos apostando por la estabilidad en las instituciones y por generar espacios de convivencia, sobre todo, en momentos como el actual. Euskadi, tras años de violencia y políticas de trinchera, se merece este tiempo de calma y acuerdos. Son tiempos de acuerdos de país, tenemos que buscar una hoja de ruta compartida en unos mínimos: temas económicos, sociales, pacto educativo€

¿Cree que habría que bajar el diapasón de las críticas en el tema del nuevo estatus?

-Euskadi perdió un tren al inicio de los años 2000, cuando todas las comunidades autónomas pudieron reformar sus estatutos, porque el lehendakari de entonces decidió iniciar un camino por el soberanismo. Nosotros somos partidarios de una reforma estatutaria, y hemos hecho un gran trabajo en la legislatura pasada en la ponencia. Para nosotros, ahora mismo no es una prioridad. Nuestra prioridad no es centrar todos los esfuerzos del Parlamento en una Ponencia de Autogobierno, sino centrarnos en aprobar cuanto antes una Ley de Garantía de Ingresos nueva, una Ley Vasca de Empleo, una Ley de Educación pactada para los próximos treinta años€ Si hay algún grupo político que quiere iniciar una sesión de debate, participaremos. Nosotros hemos participado en todos los foros, no hemos dejado nunca una silla vacía. Quien quiera proponerlo, que lo proponga. Pero, con el escaso tiempo parlamentario que queda y con la cantidad de leyes en tramitación, me parece que tenemos que dedicarnos a esas leyes.

¿Quiere decir que en esta legislatura, si por usted fuera, no se retomaría la ponencia?

-Nosotros no lo vamos a proponer. Si lo proponen otros, evidentemente no lo vamos a impedir. Salvo que haya un cambio de posiciones, yo no vislumbro un acuerdo, desde luego, en nombre de los socialistas. Los retos que tenemos encima de la mesa son el reto digital, el demográfico y la transición ecológica. Nos jugamos el futuro de este país. Si no respondemos a estos retos, ¿de qué nos sirve tener una Ponencia de Autogobierno?

En el pacto de coalición, aunque se dejaba el debate en manos de los partidos, se mencionaba que lo ideal sería plantear una proposición de ley. ¿No le correspondería al PSE tener una posición más proactiva?

-No vamos a proponer que el tiempo parlamentario se dedique a la Ponencia de Autogobierno; en esta legislatura, al menos, no. El Gobierno está centrado en la vivienda, empleo... El resto será cosa del Parlamento y los partidos.

¿Qué sucedió con la Directiva de Claridad? El lehendakari no la propuso en el documento a Europa porque otros países tampoco estaban de acuerdo con ella, pero otras versiones apuntan a que el PSE le pidió esta renuncia€

-El documento que presentó el lehendakari es del lehendakari y de la Secretaría de Acción Exterior. Evidentemente, en lo que sí coincido con él es con esa primera teoría que usted apunta, que el debate no es ese en Europa. En Europa es difícil acordar a 27 y, por lo tanto, no se puede hablar de una gobernanza multinivel. No lo comparten los países ni las principales familias políticas, y complicaría muchísimo la toma de decisiones. Pero es un documento del lehendakari. Por tanto, no tengo nada que decir.

¿Comparte la preocupación de la consejera Garamendi por la situación de parálisis en las transferencias?

-La negociación siempre es complicada. Hay que poner en valor el camino recorrido. Venimos de un mandato de siete años de Mariano Rajoy donde Euskadi no recibió ninguna transferencia, y llega Pedro Sánchez y pone negro sobre blanco un calendario. La consejera Olatz Garamendi lógicamente sigue hablando con la ministra de Política Territorial. Fácil no es.

Más allá de las dificultades técnicas, ¿no hay un cambio de actitud en el Gobierno español en esta fase, donde parece que las prioridades son otras, o los traspasos pueden verse como cesiones en puertas de unas elecciones?

-No, la verdad es que no hay un cambio de intenciones por parte del Gobierno de España. Hay lo mismo que hay siempre: dificultades. Los ministerios ahora mismo están inmersos en la gestión de los fondos Next Generation. Hay un compromiso del presidente y un trabajo diario que realizan en el Ministerio de Política Territorial con el resto de ministerios para poder avanzar en esas materias que la consejera pone sobre la mesa. Es una cuestión de tiempo y negociación. El problema que tenemos en España es que los acuerdos se ven como cesiones, pero es un problema que tiene el PP, que no cree en el Estado Autonómico. Junto con Vox, tiene recurrida la disposición adicional que ha permitido la transferencia del IMV a Euskadi, un PP que en Euskadi defiende la foralidad.

¿Podría plantear algún problema en la transferencia del régimen económico de la Seguridad Social la futura sentencia del IMV en el Tribunal Constitucional?

-Hay sentencias anteriores del TC que dan por válida la vía que estaba en el Estatuto. Hay que ir poco a poco, y confiar en que el PP responda a una obligación constitucional que es la renovación de los poderes judiciales, en este caso del CGPJ pero también del Constitucional, en lugar de obstaculizarla de manera torticera.

Sobre la reforma de la Renta de Garantía de Ingresos, decía Arnaldo Otegi que están trabajando en un acuerdo. ¿Está cerca el pacto?

-Hay algunos partidos políticos, entre ellos EH Bildu, que durante todo el proceso han mostrado mucho interés. Todos los partidos miraban la reforma con una mirada positiva y querían aportar. Voy a respetar el tiempo de los grupos para que propongan sus enmiendas. Creo que sería muy positivo que entrasen al acuerdo el mayor número de grupos políticos posibles.

El Gobierno suele pedir realismo a la oposición. ¿Son realistas los grupos cuando le proponen a usted que la prestación se cobre a partir de los 18 años o que la rebaja del empadronamiento se extienda a más colectivos?

-Habrá que ver cómo lo plasman en el papel. Aun manteniendo los 23 años, hemos ido por la figura jurídica de las excepciones. También, por ejemplo, a las mujeres víctimas de trata, no les vamos a pedir un empadronamiento de tres años. Hay que mirar con atención las enmiendas que presenten los grupos, pero hemos tratado de plasmar lo que en la legislatura pasada aportaron el tercer sector, Ararteko, etc.

El fraude es minoritario, pero dentro de ese fraude hay verdaderos profesionales, como el caso de la banda liderada por un senegalés. ¿Le faltan medios y recursos a Lanbide?

-Aprovecho para dar la enhorabuena a la Policía Nacional por destapar esta trama, como otras veces hace la Ertzaintza. Quiero decir que ese es su trabajo. El trabajo de Lanbide es hacer políticas activas de empleo y dar prestaciones. No es hacer de Policía ni es una comisaría de la Er-tzaintza. Esta persona ha utilizado un pasaporte falso, y hay un delito de falsificación documental que no es objeto de Lanbide. Hay una falsificación de documentos de Osakidetza, empadronamiento... Engañan a diferentes sistemas y acaban confluyendo en Lanbide. Nosotros colaboramos con la Policía desde el primer minuto en que hay sospechas y se suspende la prestación. En la nueva ley hemos creado una unidad de inspección y un sistema informático.

El PP, para participar en los pactos de país, pone como condición que no esté EH Bildu. ¿Supone que el PP se autoexcluya?

-Al PP le cuesta entender los acuerdos, aquí en Euskadi y a Feijóo también. De todas maneras, yo soy optimista. No descarto que pueda existir un pacto amplio de país, porque cuando era secretaria general lideré los acuerdos en la Ley de Vivienda en Euskadi y conseguí conciliar dos posiciones con vetos cruzados: EH Bildu y UPyD.

¿Le preocupa que el PP haya pedido su dimisión y vea un efecto llamada en la RGI?

-Lo que me preocupa es que se lance el PP a la prensa y no acuda a escuchar las explicaciones en el propio Parlamento, incluso cuando la directora de Lanbide comparece a petición del PP. Es lo que ocurrió el viernes, y eso da idea de que el PP no quiere oír razones. Parece que solo escucha lo que Vox quiere que se escuche.

En Madrid se ve cierta incomodidad con Bildu. Se acordó subir las pensiones no contributivas, pero se dejó durante horas en el aire. ¿No se quiere vender el acuerdo con Bildu?

-Desconozco las particularidades del acuerdo, pero el Gobierno es un conjunto y, si hay un ministerio que por su cuenta hace un acuerdo pero no tiene el visto bueno del conjunto del Gobierno, a lo mejor tiene que tener su debate.

¿Se sobredimensiona el papel de Bildu en los acuerdos? ¿Usted la pondría en el mismo plano que PNV y ERC como socia prioritaria?

-No estoy en el Gobierno de España. Se me escapa la cuestión. Me parece un gran avance para España que independentistas, nacionalistas y regionalistas, cuando gobierna Pedro Sánchez, estén en la gobernabilidad de España. El PP es una máquina de hacer independentistas.

¿Confía en que Sortu tenga a raya a sus juventudes ante el verano caliente que se anuncia por la disputa entre oficialistas y disidentes?

-No me gusta meterme en las cuestiones internas de otros. He sido líder del PSE y tienes que recorrer todo el territorio para hablar con los militantes y explicar por qué utilizas esa estrategia para conseguir esos fines. Entiendo que Arnaldo Otegi y Arkaitz Rodríguez harán lo mismo. También es bueno explicar que la violencia no es el medio más adecuado para defender ningún interés político. No creo que sea bueno que ninguna asamblea de ningún partido acabe a tortas. Confío y espero que por el bien del país sean capaces de encauzarlo.

Ha presentado la Ley Vasca de Empleo. ¿Cómo se puede regular el empleo digno?

-No es tanto regulación, sino plasmación de la Estrategia Vasca de Empleo 2030, donde definimos el trabajo digno inspirándonos en la Organización Internacional del Trabajo. El Gobierno de España ha subido el salario mínimo, combate la temporalidad, la inspección de Trabajo lucha contra el fraude... Bebiendo de eso, ponemos esa definición en la ley.

¿Contempla impulsar en la mesa de diálogo con los sindicatos un incremento salarial?

-El Gobierno siempre respaldará los acuerdos que se alcancen, pero esta es una cuestión entre sindicatos y empresarios.

¿Y no lo puede sugerir el Gobierno?

-¡Hacemos tantas cosas€! Nosotros somos facilitadores, pero desde el respeto máximo.

2022-06-13T06:40:02+02:00
En directo
11:00 - 12:00
Onda Vasca con Kike Alonso
11:00 12:00
En directo
11:00 - 12:00
11:00 12:00
688 854 852