En directo
21:00 - 23:00
Sociedad

Coronavirus en Euskadi | Urkullu pide modular con "prudencia" las decisiones que adopte el LABI

La playa de la Zurriola, ayer, con una nutrida presencia de bañistas aprovechando el buen tiempo. Foto: Iker Azurmendi
La playa de la Zurriola, ayer, con una nutrida presencia de bañistas aprovechando el buen tiempo. Foto: Iker Azurmendi

donostia – El LABI vuelve a tener hoy sobre la mesa el reto de calibrar las medidas frente al covid, procurando crear el menor impacto posible de una forma equilibrada. Con esta premisa se pronunció ayer en las redes sociales el lehendakari, Iñigo Urkullu, en su llamamiento a avanzar "prudentemente" en la modulación de las medidas sanitarias y a adecuarlas a la realidad, mientras se mantiene "con rigor, todo lo que sabemos que es bueno para preservar nuestra salud y la de quienes nos rodean" frente al covid-19.

El máximo responsable del Ejecutivo vasco recordó en su llamamiento que en Euskadi continúa vigente la Declaración de Emergencia Sanitaria activada en agosto del año pasado tras el periodo de confinamiento. A su juicio, el hecho de que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco no autorizase las limitaciones planteadas por Lakua, que sigue considerando "necesarias", así como el levantamiento del estado de alarma y el avance en la vacunación, "pueden generar en la ciudadanía la sensación de que la pandemia está ya vencida".

"El fin del estado de alarma y el desconcierto en el ámbito judicial no significan poner fin a las precauciones. El virus sigue presente. Cuando nos confiamos, el virus rebrota y, además, aparece también en forma de nuevas variantes. La mayoría de la población mundial es susceptible de contagiarse", advirtió.

Urkullu abogó por no "bajar la guardia", ya que aún falta trecho para hablar de "inmunidad de grupo", por lo que anima a que la gente mantenga "las medidas de prevención individuales y colectivas".

Si bien el descenso de la tasa de incidencia acumulada se ha ralentizado, e "incluso revertido", puntualizó Urkullu, también valora que en los próximos días la mitad de la ciudadanía habrá recibido ya una primera dosis de la vacuna en Euskadi.

"Estamos cumpliendo las previsiones y la situación está mejorando. Los datos de ocupación hospitalaria y de camas UCI, y lo que es más importante, de fallecimientos, están experimentando un descenso importante aunque insuficiente todavía", expresó, al tiempo que muestra su preocupación por la incidencia del virus en los "segmentos de edad más jóvenes".

Motivos para la "esperanza"

Con todo, el lehendakari afirmó que el balance de estas últimas semanas es "muy positivo", como lo ha sido en el descenso registrado en otras "oleadas" anteriores que a cada comunidad autónoma han afectado de manera y tiempo diferente.

"He dicho, y mantengo, que tenemos motivos para la esperanza. Los tenemos siempre que no seamos imprudentes en nuestras decisiones o actitudes, sabiendo como sabemos cuáles son los ámbitos de riesgo", expresó en referencia a espacios interiores no suficientemente aireados, al agrupamiento de personas sin mantener las distancias interpersonales o a la relajación del uso de la mascarilla, entre otras cuestiones.

"En resumen, por un lado (la situación de la pandemia) manifiesta mejoría desde hace un mes pero, por otro, hay incertidumbre por el significado y alcance del estancamiento experimentado en la curva epidémica durante los últimos días", reiteró.

En este contexto, Urkullu recordó que hoy se reúne la comisión científico-técnica del LABI y que durante la tarde lo hará el consejo asesor. Como en todas las ocasiones anteriores, detalla, "el reto vuelve a ser la búsqueda del equilibrio entre la protección del bien mayor de la salud y procurar el menor impacto posible a la salud social, económica y emocional de nuestra sociedad".

"Todo ello, en un clima general de mensajes, reivindicaciones, exigencias y demandas de decisiones optimistas que apuntan a la expectativa de una atenuación rápida de las restricciones que favorezcan la movilidad y la interacción propia del periodo estival y vacacional, así como hábitos anteriores a la pandemia", aseveró el jefe del Ejecutivo vasco.

Urkullu señaló que en Euskadi las decisiones se adoptan de acuerdo a las recomendaciones surgidas de los debates en la comisión científico-técnica y el "criterio estable" que debe aplicarse siempre es el de "convivir con sensaciones y realidad contrapuestas, compaginar una adecuación progresiva y prudente de las restricciones con un compromiso personal y colectivo de cumplimiento de las medidas de prevención".

A juicio del lehendakari, con el avance de la vacunación y manteniendo actitudes individuales y colectivas responsables, la atenuación de la pandemia es viable, por lo que se muestra convencido de que se saldrá de la actual situación "con el buen hacer del conjunto de la sociedad vasca". "Confío en la sociedad vasca; confío en el auzolana con la responsabilidad y autoexigencia aplicada y comenzando por uno mismo. Bien mayor, bien común... Saldremos adelante todos juntos", concluyó Urkullu.

 

Reunión del consejo. Urkullu recuerda que en la reunión del LABI y del consejo asesor de hoy el reto vuelve a ser la búsqueda del equilibrio entre la protección del bien mayor de la salud y procurar el menor impacto posible a la situación social, económica y emocional de nuestra sociedad.

 

Incidencia. El descenso de la tasa de incidencia acumulada se ha ralentizado, "incluso revertido", expresa el lehendakari en su llamamiento en redes sociales, aunque valora que en los próximos días la mitad de la ciudadanía ya habrá recibido una primera dosis de la vacuna en Euskadi.

01/06/2021
En directo
21:00 - 23:00
Monográficos Musicales
21:00 23:00
En directo
21:00 - 23:00
21:00 23:00
Email