En directo
22:00 - 00:00
Vida y estilo

Tres rutas por La Bureba para conocer el paisaje burgalés más antiguo

Las rutas por La Burela burgalesa combinan paisaje humanizado con bosques primigenios.
Las rutas por La Burela burgalesa combinan paisaje humanizado con bosques primigenios.

La Bureba, una extensa comarca burgalesa lindante por el este con Álava y La Rioja presenta unos límites muy bien definidos que perfilan una perfecta y modélica cuenca sedimentaria drenada por el curso del río Oca y sus afluentes y cerrada al norte por los montes Obarenes. Su paisaje luce la huella de una ocupación humana muy antigua que ha ido ganando terreno al primigenio bosque de encinas y quejigos.

En esta comarca se encuentra los espacios naturales de los montes Obarenses, el diapiro de Poza de la Sal, las Caderechas y el Alto Oca. Las tres sendas que proponemos son las principales rutas que recorren el norte de esta comarca, el sendero Raíces de Castilla, el recorrido por las salinas de Poza de la Sal y una ruta por las Caderechas.

1. Sendero 'Raíces de Castilla'

El sendero bautizado como Raíces de Castilla, que entre los técnicos del senderismo recibe el nombre de Pequeña Ruta (PR) BU-5, comunica las históricas localidades de Frias, Oña y Poza de la Sal.

Hay que señalar que son necesarias más de 11 horas con su correspondiente tiempo de descanso, para recorrer por completo los más de 41 kilómetros de este itinerario que separan Frías y Poza de la Sal pasando por la población de Oña. Por ello lo normal es hacerlo en dos jornadas o etapas.

Lo aconsejable es realizar el recorrido en dos tramos, de Frías a Oña y de Oña a Poza de la Sal. Para disfrutarlo con tranquilidad, sin los agobios de querer llegar ya que suele aparecer al final fruto del cansancio.

En las tres poblaciones existen paneles informativos con los detalles de la ruta. Al ser un recorrido lineal, se puede empezar por cualquiera de los dos puntos, Poza de la Sal o Frías.

Etapa 1: Poza de la Sal-Oña

Vista panorámica de La Burela desde la Poza de la Sal. Foto: Patronato de Turismo de Burgos

Alrededor de 16 kilómetros separan estas dos poblaciones. Si se elige Poza de la Sal para empezar el recorrido, y al día siguiente seguir hacia Frías, hay que partir del barrio de los Corrales. Se pasa por Salas de Bureba, Terminón y Tamayo. Es necesario calcular un poco más de cuatro horas y media, a las que se deben añadir los altos para descansar y comer.

Etapa 2: Oña-Frías

La localidad de Frías se alza sobre el paisaje. Foto: Patronato de Turismo de Burgos

Este tramo del sendero presenta un poco más de dificultas que el anterior. A su mayor longitud, 27 kilómetros, se le debe añadir el carácter montañoso del terreno que se atraviesa. Nada más salir de Oña ya se empieza a ganar altura para alcanzar la mesa de Oña. La señales del PR llevan a los caminantes hasta los pueblos de Barcina de los Montes, Ranera y Tibera. Sin dificultad se alcanza la ciudad de Frías. Hay que calcular algo más de siete horas, sin contar paradas, para poder completar el recorrido.

2. Salinas de Poza de la Sal

El diapiro de Poza de la Sal es una de las más singulares estructuras geomorfológicas que se pueden encontrar en Burgos y uno de los más grandes de Europa. En su entorno todavía se conservan los restos de unas antiguas salinas que se explotaron desde la prehistoria.

La ascensión a las salinas bordea impresionantes farallones rocosos. Foto: Patronato de Burgos

Un diapiro es un tipo de afloramiento en el que un material más dúctil o deformable, en este caso salino, se ha abierto camino a través de las rocas quebradizas sedimentarias que lo cubren.

La ruta sale de los restaurados lavaderos del barrio de los Corrales de Poza de la Sal. Pronto empieza a endurecerse con la subida hacia el centro del afloramiento. Se pasa cerca de algunas antiguas granjas que todavía conservan los restos de sus pozos y eras antes alcanzar el almacén de La Magdalena. Un camino carretero bordea El Castellar y conduce hasta el almacén de Trascastro. Tras pasar por el castillo, el recorrido regresa a su inicio. Son 6 kilómetros y tres horas de marcha.

3. Las Caderechas

La aislada geografía de este pequeño territorio encierra en su interior un interesante conjunto de estrechos y pintorescos valles en los que se mezclan armoniosamente los bosques y los árboles frutales. Todas las primaveras el paisaje de Las Caderechas se cubre con el espectacular manto blanco de l de sus miles de cerezos en flor.

Rucandio es uno de los principales pueblos de Las Cadecheras. Foto: Patronato de Turismo de Burgos

La ruta se inicia en el pueblo de Rucandio, desde donde parte un camino que por el interior de un bosque de pinos resineros, en el que abundan los corzos y las ardillas, alcanza Huéspeda. En este pequeño pueblo hay que tomar un sendero que asciende hasta lo alto de del páramo y que alcanza el Portillo Millán. Otra marcada senda permite regresar hasta Rucandio. En total son 9 kilómetros y cuatro horas de marcha.

2022-06-11T15:58:02+02:00
En directo
22:00 - 00:00
Oldies
22:00 00:00
En directo
22:00 - 00:00
22:00 00:00
Email