Vida y estilo

¿Por qué huelen tan mal los perros cuando se mojan?

Este olor tan característico como inevitable aparece en cualquier can, fruto de eliminar componentes importantes que afectan directamente a la protección de su piel
Un perro recibe una ducha.
Un perro recibe una ducha.

En el mundo existen cientos y cientos de olores desagradables. Olores fétidos, como a huevos podridos, los hay de excrementos, mofetas, sudor, mal aliento... La lista es larga y casi infinita y, en ella seguro encontraríamos el olor a perro mojado. Un olor tan característico que no tardaríamos ni un segundo en reconocer.

Da igual que nuestro amigo peludo haya recibido un baño entre mármoles y con todas las garantías sanitarias, que se haya rebozado en un charco de barro o que le haya pillado una tormenta de verano camino a casa. En todos, todos los casos, el olor que emana de su cuerpo es extrañamente pestilente.

Los perros siempre van a oler a perro, al menos siempre que su piel o su pelaje entre en contacto con algún líquido, normalmente agua. ¿Quieres saber por qué ocurre esto? En realidad, todo se reduce a un poco de ciencia...

¿De dónde viene el olor a perro mojado?

La explicación al mal olor de los perros cuando se mojan es sencilla. Su piel y su pelaje no funcionan como la de los humanos, que al ducharnos eliminamos olores, exfoliamos la piel y acabamos con cualquier tufo que desprendamos, ya sea en forma de sudor, grasa o polvo. Sin embargo, cuando bañamos a un perro estamos eliminando algunos componentes importantes que afectan directamente a la protección de la piel y la grasa que la cubre.

El mal olor de los perros mojados aparece cuando el agua entra en contacto con las glándulas sebáceas. Tu mascota se moja, y con ello se elimina la capa impermeabilizante del sebo que cubre su piel, una barrera natural contra las bacterias que producen el mal olor. El sebo, esta especie de grasa natural, retiene estas bacterias, así como diferentes levaduras. En el proceso también influye el pelo de nuestro animal, el encargado de alejar el polvo, la contaminación y las impurezas de la fricción con el entorno.

El perro en un estado normal, sin estar empapado, se vale de todo esto para tener un olor animal normal. En cambio, si se moja, entran en acción los llamados ácidos orgánicos, compuestos volátiles que liberan esas bacterias al aire y causan ese olor tan incómodo en algunas situaciones. Casi es una paradoja: en los humanos, una buena ducha elimina el sudor. Con los perros provocamos la reacción orgánica opuesta. Una vez el animal se moja, desaparece temporalmente el aceite que cubre la piel, y las moléculas que se liberan al aire incrementan su olor.

Soluciones para aliviar el mal olor de tu perro

En primer lugar, debemos tener claro que los perros siempre olerán mal cuando se mojen. Es ley de vida y es su estado natural. Tan solo podrás evitar que ese mal olor se impregne en tu ambiente si, tras el baño, lo secas concienzudamente. Para conseguir que tu mejor amigo huela bien es importante que tengas en cuenta una serie de consejos esenciales que te ayudarán a mantener su higiene a raya. Son los siguientes:

  • Baña a tu perro cada dos o tres semanas. Es importante que frecuentemente bañes a tu perro aunque, los expertos, aconsejan que nunca lo hagas más a menudo de 2 semanas porque la piel del animal puede dañarse. Deberás bañar al perro con un champú adaptado a sus características y, después, secarlo bien.
  • Elige un champú perruno que ayude a mantener su pH. Bañar a tu perro con champús y productos adecuados influye muchísimo a la hora de recuperar el estado odorífero normal de tu mascota y mantener su pelo en buenas condiciones. Nunca utilices un champú destinado a humanos: los perros tienen un Ph muy distinto al nuestro y solo estarías haciéndoles daño.
  • Cepilla a tu perro cada semana. La acumulación de pelo también puede hacer que el animal huela más fuerte, por eso, se recomienda que al menos una vez por semana lo cepilles para eliminar el pelo muerto y conseguir que esté en perfectas condiciones.
  • Sécalo bien y lo más rápido posible. Un buen secado después del baño te garantiza que el mal casi desaparezca, ya que eliminarás gran parte de las moléculas, las bacterias, las levaduras y los ácidos orgánicos que se han quedado atrapados en el pelo empapado y están haciendo que tu mejor amigo huela así. Así que, acuérdate de llevar una toalla contigo para secarlo rápidamente, ya sea si se moja en el paseo o si le acabas de bañar.
2022-07-19T15:15:02+02:00
En directo
Onda Vasca En Directo
En directo
Onda Vasca En Directo