En directo
22:00 - 23:00
Actualidad

Massimo Cermelli, economista: "Hay una parte de la inflación que se queda como el colesterol en las arterias"

El profesor de Deusto Bussines School considera que este indicador es el adecuado para la subida de sueldos porque se acerca al "valor real de la pérdida de poder adquisitivo"
Cermelli pronostica una caída del consumo este año.
Massimo Cermelli, economista: "Hay una parte de la inflación que se queda como el colesterol en las arterias"
Escuchar
00:35

La inflación del mes de abril bajó al 8,4%. Una buena noticia después de haber rozado el 10% el mes anterior con los alimentos, la energía y el combustible por las nubes. Los expertos auguran que ese IPC seguirá bajando en los próximos meses al 6 o 7% ya que la energía y los alimentos se irán corrigiendo ya que son siempre los "más volátiles". 

La inflación subyacente, el problema

El economista y profesor de Deusto Bussines School Massimo Cermelli asegura que el problema reside en la inflación subyacente. "Si ha pasado de un 3,4 al 4,4% que tenemos ahora significa que ya no son los alimentos o la energía. Hay una parte que no tiene que ver y es la que más nos preocupa", afirma.

La explicacion es sencilla. "Significa que por mucho que se intervenga con medidas desde el Gobierno hay una parte que se está consolidando y está cerca del 5%. Se suaviza la inflación general pero se consolida la componente estructural que es la que más nos preocupa", señala. "Hay una parte que se queda como el colesterol en las arterias. Es un nivel alto ese 4,4%. este dato sí que nos preocupa", insiste. 

Seguimos pagando más por la gasolina

El ejemplo más claro es el del precio de la gasolina y el gasóil. "En un principio repostábamos la gasolina al 1,10 y después subió a 1,70 y con las medidas ahora a 1,50, por lo tanto seguimos pagando 30 céntimos más", matiza. Esto significa que hay una parte que se está quedando como algo estructural. "Realmente, vivimos un abaratamiento del precio de la gasolina pero es que realmente no lo es", explica. Y esa subida que ya se va a quedar entre nosotros es la que hace que suba la inflación subyacente que "se consolida y merma nuestro poder adquisitivo". "La damos por consolidada que no va a bajar en meses o en años". 

Subida de sueldos

Ahora bien, Massimo Cermelli tiene claro que es esta inflación la que debemos tener en cuenta cuando hablemos de una posible subida de sueldos. "Nuestra referencia nunca puede ser el 8,4% que vemos ahora porque al final de año se quedará en un 6 o 7%. Para 2023 tendremos un 4 o 5%. Un indicador muy interesante y real es la subyacente. Se acerca al valor real de la pérdida de poder adquisitivo. Los salarios perderán una parte pero es un tema de responsabilidad", subraya.

Subir el sueldo un 10% sería un error, afirma porque desataría una inflación aún mayor. Provocaría, asegura, una "espiral y unba bola" que acabaría con una subida aún mayor de precios.

Habrá más problemas con el suministro

El economista de la Deusto Bussines School considera que en los próximos meses vamos a tener un problema grave porque se va a acentuar la crisis de la cadena de suministros. "En Sanghai hay una cola de barcos parados. Está todo parado", advierte ante los duros confinamientos que está imponiendo el Gobierno de Pekín por la llegada de ómicron.

"Lo pagaremos en los próximos meses China lo trasladará a nuestra economía porque es nuestra fábrica. Es uno de los grandes problemas junto a la invasión en Ucrania", alerta. 

Excepción ibérica

La reducción de gas insiste este experto es fundamental porque va a contribuir a una rebaja de la factura de la luz. "Va a repercutir positivamente. "Si el gas ha alcanzado 100 euros en este caso se reduce a la mitad", señala. "Es una buena medida y veremos los efectos en próximos meses", afirma. 

Esta es la parte positiva, la negativa es que el conflicto político abierto con Argelia va a hacer que paguemos más. "Hay que reforzar la conexión con Argelia sobre todo si nos alejamos de Rusia", recomienda aunque reconoce que los cambios de postura respecto al Sáhara no ha ayudado.

"España es el país con mejor infraestructuras de Europa para recibir el gas de Argelia y procesarlo. Sin embargo Argelia se ha fijado en otros países como Italia. Esto hará que Argelia nos suba el precio de la factura del gas", alerta. 

Massimo Cermelli asegura que veremos menos presión en la factura de la luz y unos precios de gasolina más razonables pero "tendremos un punto de inflación que tendremos que asumir y nos tendremos que acostumbrar", asegura. "Vamos a perder un 4 o 5% de nuestro poder adquisitivo respecto al año anterior", concluye. 

2022-04-29T10:18:33+02:00
En directo
22:00 - 23:00
Monográficos Musicales
22:00 23:00
En directo
22:00 - 23:00
22:00 23:00
Email