Athletic

La tensa espera de los técnicos de Lezama ante las elecciones a la presidencia del Athletic

Andoni Ayarza, Rafa Alkorta y Andoni Bombín, máximos responsables de Lezama, en el acto del pasado día 6. Foto: José Mari Martínez
Andoni Ayarza, Rafa Alkorta y Andoni Bombín, máximos responsables de Lezama, en el acto del pasado día 6. Foto: José Mari Martínez

Lezama, siempre Lezama. Es el corazón del Athletic, tal como se acentuó días atrás en la inauguración oficial de las nuevas instalaciones (edificio del primer equipo, el edificio principal y la residencia), pero es también foco de discordia, sobre todo cuando entra en el debate electoral en su máxima expresión. No en vano, el programa de cada candidatura respecto a Lezama puede dar o quitar votos, porque se trata de un asunto muy delicado. Es el segundo punto trascendental en unas elecciones por detrás del primer equipo. De ahí que los presidenciables incidan en Lezama, con palabras rimbombantes, compromisos mayúsculos y promesas que apuntan a su potencialización. Es decir, algo que no es nuevo en campaña electoral. Proyectos que, además, van ligados a los nombres que lo liderarían y que se traducirá en un borrón y cuenta nueva, como suele suceder cuando se cita a los socios con las urnas. Y en esta ocasión no va a ser de menos. Como se sabe el único nombre propio conocido es el de Ramón Planes, que ejercerá como director deportivo si Ricardo Barkala sale elegido presidente de la entidad; sin olvidar el de Joshua Schirmer, que sería el responsable de la formación y metodología de las categorías inferiores de la sección femenina en caso de victoria de Iñaki Arechabaleta.

El futuro jefe de Lezama será el encargado de diseñar el nuevo organigrama, momento en que emerge un escenario que retrata uno de los peajes que ofrece una tardía convocatoria electoral, una vez que la gran mayoría de los profesionales que ejercen en Lezama (entrenadores, auxiliares, fisios, formadores....) conocen que sus respectivos contratos expiran el 30 de junio, asociados al mandato de la cúpula, en este caso liderada por Rafa Alkorta, que apostó por personas de su confianza tres años atrás. Lo curioso del caso es que Alkorta se estrenó como director deportivo en enero de 2019 y convivió durante casi medio año con técnicos que se mantenían contractualmente de la etapa de José Mari Amorrortu, su antecesor en el cargo. Varios de esos entrenadores renovaron con la nueva dirección, como los casos, entre otros, de Iñigo Lizarralde, Peio Agirreoa, Armando o Txema Añibarro. Entonces, Alkorta tuvo seis meses para profundizar en el conocimiento de cómo trabajaban estos expertos, situación bien diferente para los que cojan el relevo, ya que se encontrarán con que estos finalizan su relación con el club cinco días después de la celebración de los comicios.

Son precisamente estos profesionales los que están pendientes de su futuro, con el punto de inquietud que genera semejante incertidumbre a escasas fechas de finalizar un contrato. Se conoce que Patxi Salinas, que ha dirigido media campaña al Bilbao Athletic, y Joseba Nuñez, su segundo en el filial, abandonan Lezama. El primero podría recalar en el banquillo del Portugalete, en Tercera RFEF, y el segundo asume ya la dirección deportiva del Barakaldo. Son ya excargos de relevancia en la factoría rojiblanca, al mismo tiempo que Añibarro, que ha dirigido este curso al segundo juvenil, está en la agenda del Compostela, que milita en Segunda RFEF. Poco más se conoce del provenir de los entrenadores que han trabajado en las categorías inferiores, entre ellos Carlos Gurpegi, que cogió las riendas del Basconia en el momento en que Patxi Salinas ascendió al Bilbao Athletic. Jon Solaun, que ha metido al primer juvenil en la final de la Copa de Campeones, Javi González, que recaló en Lezama por medio de Alkorta para dirigir al cadete A; Ander Alaña, técnico del cadete B, y el mismo Oskar Alkorta, hermano del aún director deportivo y que ha asumido un rol mayor en la coordinación, también aguardan las decisiones que pueda tomar la Junta Directiva entrante.

"Entendemos que cargos como preparadores físicos, entrenadores de porteros recuperadores, entrenadores de categoría infantil o alevín deberían estar más tranquilos dentro de lo que cabe, otra cosa son los profesionales de los dos filiales o de los juveniles, además de la sección femenina, por ejemplo", indican fuentes consultadas de Lezama. De hecho, Ricardo Barkala e Iñaki Arechabaleta, dos de los tres candidatos y que cuentan con Iraia Iturregi en el banquillo del Athletic femenino, ya han afirmado que "no vamos a entrar en Lezama como un elefante en una caharrería". 

2022-06-14T04:20:02+02:00
En directo
Onda Vasca En Directo
En directo
Onda Vasca En Directo