En directo
08:00 - 12:00
Vida y estilo

La posibilidad de sufrir piedras en el riñón aumenta en verano

Las altas temperaturas y una hidratación insuficiente son las aliadas perfectas para que aparezcan cálculos renales
Un hombre con dolores por una piedra en el riñón.
Un hombre con dolores por una piedra en el riñón.

Los cálculos renales es decir, las piedras en el riñón, son, como su nombre indica, pequeñas piedras formadas por la acumulación y concentración de sales y minerales en la orina. Por lo general, todas las personas pueden experimentar esta enfermedad en cualquier momento de sus vidas. Sin embargo, el verano es la época en la que nos convertimos en más propensos a sufrir este tipo de afecciones.

Síntomas de los cálculos renales

Los afectados por este problema pueden mostrar o no síntomas: mientras que algunas personas no notan su presencia, otras experimentan un intenso dolor, parecido a los cólicos. Este se localiza en la zona de la espalda, a la altura de las últimas costillas, y puede expandirse hacia la parte abdominal. Ese malestar suele comenzar de manera brusca y tiene una duración de entre 30 minutos y una hora. Además, puede derivar en náuseas, diarrea y vómitos y, al ser una aparición tan repentina, el diagnóstico llega una vez desencadenado el episodio.

Otros síntomas son dolor y necesidad constante de orinar, problemas para hacerlo y una orina maloliente y con color turbio.

Causas por las que las piedras en el riñón son más comunes en verano

1- Altas temperaturas. El calor en el ambiente hace que la pérdida de agua por transpiración sea mayor. Además, según datos del urólogo Bartolomé Lloret, del Hospital Vithas Medimar, en los empleos cuyas condiciones de trabajo impliquen temperaturas superiores a 30 grados, las posibilidades de sufrir piedras en el riñón es 3,5 veces mayor en relación a entornos situados entre los 20 y 25 grados.

2 - Falta de hidratación. Debido a ese aumento de transpiración, en verano se vuelve más importante incrementar la ingesta de agua para compensar la pérdida de líquidos a través de la sudoración. Cuando no bebemos la suficiente cantidad de agua dificultamos la capacidad de nuestro organismo para eliminar las sustancias innecesarias y provocamos que estas se concentren. Para conocer cuál es nuestro nivel de hidratación, es importante prestar atención a nuestra orina: esta tiene que ser amarillo pálido.

3 - Mayor movimiento. El incremento de la actividad física hace que los cálculos que se encuentran quietos en el riñón se desplacen a la vía urinaria, lo que causa fuertes dolores. Además, los esfuerzos físicos, especialmente en épocas calurosas, favorecen la deshidratación.

Consejos para prevenir los cálculos renales

1- Hidratación. Debido a que la falta de líquidos es una de las causas que favorecen la aparición de las piedras en el riñón, ingerir gran cantidad de agua es otra de las formas para prevenirlos.

Además, aumentar la ingesta de agua también nos puede ayudar a eliminar los cálculos renales pequeños, arrastrándolos, sin necesidad de otros tratamientos.

2- Alimentación equilibrada. Es aconsejable evitar una dieta con un exceso de calcio, proteína animal, vitamina C, carbohidratos y sodio, que favorecen la aparición de esta enfermedad. Por el contrario, alimentos como el café, el té o la cerveza, en cantidades también moderadas, ayudan a prevenir su aparición, según Clínica Excelan.

3- Cuidar los niveles de ácido úrico. En caso de que las piedras en el riñón estén originadas por esta sustancia, tendremos que reducir su presencia en nuestro organismo, por ejemplo, evitando alimentos como el marisco y algunas carnes.

4- Actividad física. El sobrepeso es otra causa que favorece esta enfermedad por lo que mantener un estilo de vida activo ayuda a evitar su aparición.

5- Evitar las bebidas azucaradas y las gaseosas. 

2022-07-11T10:01:02+02:00
En directo
08:00 - 12:00
Onda Vasca con Imanol Arruti
08:00 12:00
En directo
08:00 - 12:00
08:00 12:00
638 05 21 41