En directo
08:00 - 12:00
Vida y estilo

Por qué nos quedamos afónicos y qué podemos hacer para recuperar la voz

Diez remedios al alcance de tu mano que te permitirán reponerte en tiempo récord
Un hombre afónico se queja de la garganta.
Un hombre afónico se queja de la garganta.

Hay situaciones que se convierten en una auténtica prueba de fuego para nuestra voz: fiestas en las que lo das todo, quedadas con amigos que hace mucho tiempo que no ves, celebraciones en las que no paras de hablar, conciertos en los que cantas tanto o más que quien está en el escenario...

Además de hablar por los codos y a grito pelado, el aire acondicionado y los fuertes contrastes de temperatura, las bebidas frías y el exceso de ruido también contribuyen a hacer estragos en nuestra voz.

En el momento apenas te das cuenta, pero pasadas unas horas ves que tu voz ha desaparecido. Te has quedado afónico y sientes la garganta seca e incluso te duele. Esa voz áspera, entrecortada o forzada y casi inaudible que tanto te dificulta comunicarte con los demás te hace ser consciente de lo necesaria que es.

Pero, ¿por qué nos quedamos afónicos? Cuando las cuerdas vocales se inflaman o se irritan no pueden vibrar de la forma habitual, por lo que la voz se distorsiona, llegándose a perder en algunos casos. Si perdemos la voz totalmente se conoce como afonía y si la pérdida es parcial, disfonía.

Causas de la afonía

Las razones por la que podemos quedarnos afónicos pueden ser variadas:

- Forzar demasiado la voz al gritar o hablar en exceso.

- Infecciones en la garganta como consecuencia de un resfriado, laringitis o gripe.

- Tos o carraspera.

- Reacciones alérgicas a sustancias como el polen o el polvo.

- Fuerte exposición aire acondicionado.

- Cambios bruscos de temperatura.

- Respirar por la boca.

- Nódulos o pólipos en las cuerdas vocales.

- El reflujo gastroesofágico puede causar irritación en las cuerdas vocales.

Una joven presenta síntomas de afonía.

Una joven presenta síntomas de afonía. Freepik

Consejos para recuperar la voz

Una vez que te has quedado afónico seguro que lo que quieres es recuperar la voz lo antes posible. Solo entonces te das cuenta de lo importante que es. Seguro que lo consigues siguiendo unas pequeñas recomendaciones:

1- Descansa la voz. Dejar reposar tus cuerdas el mayor tiempo posible al menos durante dos días. Procura no hablar susurrando, toser, carraspear o respirar por la boca ya que solo conseguirás dañar aún más tus cuerdas vocales.

2- Protege tu garganta. Si estás en lugares donde el aire acondicionado está demasiado fuerte, protege tu garganta y proporciónale calor colocándote un pañuelo.

3- Mantén la garganta hidratada. Bebe mucha agua del tiempo. Los alimentos y bebidas que ingieras tampoco deben estar ni muy frías ni muy calientes. Esto proporcionará hidratación a tu laringe y hará que no sientas la garganta tan seca.

4- Cuidado con lo que comes. Evita alimentos picantes, alcohol, tabaco y cafeína ya que deshidratarán tu garganta y la irritarán aún más.

5 - Estira las cuerdas vocales. Es un ejercicio curioso que te permitirá desinflamarlas. Cógete la lengua con un paño limpio y estírala hacia afuera moviéndola ligeramente en todas las dirección. Haz el ejercicio durante unos segundos y repítelo dos o tres veces. Aunque al principio te cause una sensación extraña, notarás mucha mejoría.

6- Hazte un preparado casero de aceite de oliva, miel y limón. Te resultará muy sencillo ya que solo utilizarás productos que tienes en casa. Mezcla una cucharada de aceite de oliva, una de zumo de limón y dos de miel. Toma a lo largo del día cuatro porciones de una cucharada cada una de ellas hasta que notes mejoría.

7- Toma una infusión de jengibre con miel y limón. No te pongas el agua demasiado caliente. Reducirás la irritación de las cuerdas vocales y notarás mucha mejoría.

8- Haz gárgaras. Pon en un vaso de agua y poco de sal o bicarbonato sódico y haz gárgaras. Aliviará tu garganta y suavizará tus cuerdas vocales.

9- Haz vahos con manzanilla y tomillo. Respirar el vapor que desprende la cocción de estas dos para desinflamar la zona y una recuperación progresiva.

10- Toma pastillas de miel y limón. Si con remedios naturales no logras mejoría, acude a la farmacia y compra pastillas de chupar que aliviarán la irritación de la garganta y combatirán las bacterias. Recuerda que no son caramelos y que no te puedes exceder de la cantidad diaria recomendada.

Ahora ya lo sabes. La voz es una de las herramientas más valiosas que tenemos para desenvolvernos en el día a día, así que cuídala y evita los excesos que la puedan perjudicar.

2022-08-03T14:03:02+02:00
En directo
08:00 - 12:00
Onda Vasca con Imanol Arruti
08:00 12:00
En directo
08:00 - 12:00
08:00 12:00
638 05 21 41