En directo
07:00 - 11:00
Actualidad

Navarra detecta unos 170 cánceres de cabeza y cuello cada año

La supervivencia alcanza el 90% en caso de diagnóstico precoz | El consumo de tabaco y el de alcohol son los principales factores de riesgo
Virginia Arrazubi, en la planta de hospitalización de Oncología del Hospital Universitario de Navarra.
Virginia Arrazubi, en la planta de hospitalización de Oncología del Hospital Universitario de Navarra.

Navarra realiza en torno a 170 diagnósticos de cáncer de cabeza y cuello al año, un número que decrece con el paso del tiempo por su estrecha relación con el consumo de tabaco y de alcohol –principales factores para desarrollarlo–, descenso que especialmente se justifica por la reducción del número de fumadores con el paso de las generaciones.

Este tipo de tumor, que este miércoles conmemora su día internacional, comprende a los que se asientan principalmente en la zona de boca y en la garganta. “También incluye oídos, nariz, senos paranasales, pero esos son orígenes más infrecuentes”, puntualiza Virginia Arrazubi, oncóloga del Hospital Universitario de Navarra (HUN), que añade que “la mayoría de los tumores que denominamos de cabeza y cuello nacen en la boca o en la garganta”, por lo que la denominación comprende “toda la cavidad oral, incluyendo la lengua, las amígdalas, la laringe, o la faringe”.

El cáncer de cabeza y cuello no está en la lista de los más frecuentes, y apenas un 5% de los casos oncológicos son de este tipo. En el Estado se diagnostican unos 12.000 anuales –de los que los 170 mencionados corresponden a la Comunidad Foral–, cifra que “disminuye algo a lo largo del tiempo” debido, sobre todo, al citado descenso del consumo de cigarrillos y a un probable menor abuso de alcohol. “Son dos factores que van ligados a este tumor y los dos hábitos conjuntamente hace que haya un mayor riesgo”, certifica Arrazubi.

"Los tumores asociados al Virus del Papiloma Humano tienen un mejor pronóstico y responden mejor a los tratamientos"

Virginia Arrazubi - Oncóloga del HUN

Otro de los elementos importantes a la hora de desarrollar este tipo de tumor es el Virus del Papiloma Humano (VPH), infección de transmisión sexual que se asocia especialmente con los de orofaringe. “Puede ser una causa de este tipo de tumores, pero su incidencia en nuestro medio es bastante baja”, afirma la médica, que explica que en otros países si que hay “un mayor número relacionado con el virus” pero en Europa esa cifra “es baja”. “Aún así, al diagnosticarlo miramos si hay una relación, porque el tipo de tumores asociados al virus tiene mejor pronóstico y responde mejor a los tratamientos”, asegura.

Mucho más común entre hombres

El cáncer de cabeza y cuello es mucho más frecuente en el sexo masculino, con una distribución que llega a ser incluso de 8-9 hombres por cada 1-2 mujeres. “En los últimos años, en los que hubo un aumento del consumo de tabaco en mujeres, subieron un poco los casos en ellas, pero es un tumor que se da más en el sexo masculino”, atestigua la oncóloga del HUN. Asimismo, la edad de diagnóstico más frecuente “es entre los 45 y los 65 años”.

Ganglios, bultos en el cuello, úlceras en la boca o dificultad para tragar o respirar son algunos de los síntomas más frecuentes

Las distintas posibilidades de estos tumores –que se pueden asentar en sitios distintos de todo el área de otorrino– hace que los síntomas de manifestación sean diferentes dependiendo de la zona. “Lo más frecuente son ganglios, adenopatías en el cuello o la aparición de un bulto en el cuello, así como úlceras en la boca que no terminan de cicatrizar, que son persistentes tras tres o cuatro semanas; y también cambios en la voz, dificultad para tragar, y dificultad para respirar”, desarrolla Arrazubi, que puntualiza que aunque si bien algunos de estos síntomas pueden ser propios de procesos víricos comunes como una faringitis, lo preocupante es cuando “no remiten”.

“Cualquier infección vírica que pueda aparecer puede ser un proceso benigno y desaparecer en el tiempo, pero si los síntomas son persistentes tiene que ser un motivo de consulta: una úlcera que no desaparece, un cambio de voz que persiste, o un dolor que aparece sin ningún otro síntoma y que continúa en el tiempo”, sentencia. 

“Todas las semanas se discute cada tumor y se decide el tratamiento más óptimo”

– ¿Cómo han evolucionado los tratamientos para este tipo de cáncer?

–Han evolucionado mucho en los últimos años. La mayoría de los tumores que se diagnostican afortunadamente son localizados o localmente avanzados pero en la zona, y tienen un tratamiento siempre multidisciplinar. Esto es muy importante. Todas las semanas nos reunimos los cirujanos, los oncólogos radioterápicos y nosotros, los oncólogos médicos, se discute cada tumor y se decide el tratamiento más óptimo. Ahora las cirugías han cambiado, tenemos cirugías que cada vez más son conservadoras del órgano. Antes, por ejemplo, se quitaban más las cuerdas vocales. También las técnicas de radioterapia han reducido mucho los efectos secundarios, producen poca toxicidad con mucha efectividad y el tratamiento de quimioterapia asociado a estos tratamientos o después de ellos también ha asociado nuevos fármacos, dirigidos o la inmunoterapia.

¿Cuál es la tasa de supervivencia?

–Los tratamientos han mejorado mucho pero el factor más importante para la supervivencia sigue siendo el diagnóstico precoz, de manera que los tumores más iniciales tienen una supervivencia mayor al 90%. De los que son más avanzados, a pesar de las nuevas técnicas, sabemos que a 5 años, por muy bien que hayan ido las cosas, hay un 50-60% de recaídas. Y cuando los tumores recaen la probabilidad de curación ya es más difícil, aunque la supervivencia de los pacientes, incluso con tumores que han sufrido o una recaída o con tumores metastásicos, es mucho mayor de la que teníamos hace años.

Como en cualquier otro tipo de tumor, la prevención parece ser una de las medidas más efectivas.

–La abstención de tabaco y alcohol es algo que se recomienda como prevención para este tumor, y también para el de pulmón o de vejiga. El resto de recomendaciones es hacer dieta sana, hacer ejercicio regular y hacer fotoprotección, porque por ejemplo la zona del labio puede estar expuesta. En este tumor se une también el hacer una correcta higiene bucal y acudir regularmente al odontólogo para la revisión de la boca.

Etiquetas
2022-07-27T18:03:03+02:00
En directo
07:00 - 11:00
Onda Vasca con Txema Gutierrez
07:00 11:00
En directo
07:00 - 11:00
07:00 11:00
688 854 852