En directo
23:00 - 06:00
Deportes

De una mentirijilla por amor a la camiseta al gran follón

Neymar y Messi discutiendo con los funcionarios de sanidad. Foto: Efe
Neymar y Messi discutiendo con los funcionarios de sanidad. Foto: Efe

sao paulo – "Los cuatro que jugamos en Inglaterra nunca dudamos en venir a la selección por el amor que sentimos por la camiseta. Por más que la Premier no nos dejaba venir, nosotros quisimos venir para estar con el grupo", señaló Emiliano Dibu Martínez, portero del Aston Villa y de la selección argentina poco antes de tomar un avión rumbo a Madrid para luego llevar a cabo una cuarentena en Croacia, que dura menos que en el Reino Unido. El Dibu Martínez es junto a su compañero de equipo, Emiliano Buendía, y los jugadores del Tottenham Cristian Romero y Giovani Lo Celso los responsables indirectos de la mayor escandalera, con ribetes de ópera bufa, que ha vivido el fútbol en sus últimos tiempos. Su ilegal presencia en el estadio Neo Química Arena provocó la abrupta irrupción de los probos funcionarios de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), que interrumpieron a los seis minutos de haberse iniciado el Superclásico, nada menos que un Brasil-Argentina clasificatorio para el Mundial de Catar y la revancha de la reciente final de la Copa América.

Según las autoridades brasileñas, los cuatro jugadores suministraron informaciones falsas sobre su procedencia desde Inglaterra en el proceso de inmigración llevado a cabo en el aeropuerto de Sao Paulo.

Las normas sanitarias brasileñas vigentes exigen que las personas que hallan estado en los últimos 14 días en Reino Unido, India y Sudáfrica deben cumplir una cuarentena obligatoria de 10 días. Esta situación fue constatada por Anvisa que, en una nota, afirma que comunicó dicha irregularidad a la delegación argentina. Sin embargo la Asociación Argentina de Fútbol (AFA) alega que nunca le fue notificada esa información, razón por la cual sintieron una "gran sorpresa" cuando los fiscales sanitarios irrumpieron en el césped del Neo Química a los seis minutos con la orden acusatoria, toda vez que Dibu Martínez, Romero y Lo Celso estaban jugando y Buendía esperaba su turno en el banquillo. El árbitro del encuentro, el venezolano Jesús Valenzuela, optó por interrumpir el partido después de que la selección albiceleste abandonara la cancha, pero en el acta anotó que en el campo entraron "unos intrusos" (los funcionarios de Anvisa y policñias). Eso, traducido al lenguaje FIFA, sugiere que la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), responsable del partido, permitió dicha intromisión, y en consecuencia, se podría dar por perdido el encuentro a la canarinha, algo que sería inocuo para un equipo que hasta ahora lo ha ganado todo. El problema, y otro follón por la falta de fechas, vendría si FIFA decide repetir el Superclásico.

Anvisa sostiene que el sábado, víspera del partido, mantuvo una reunión con la CBF, la AFA, Ministerio de Salud y la Secretaría regional de sanidad de Sao Paulo y ahí se determinó la cuarentena de los cuatro jugadores. De momento, la Policía Federal brasileña ha abierto diligencias por un "posible crimen de falsedad ideológica" de estos cuatro jugadores.

La FIFA, aparte de lamentar lo sucedido, tan solo anuncia que "tomará una decisión a su debido tiempo".

La sorprendida AFA, además de echar cinismo al asunto, pues conocía el protocolo que impedía jugar a estos futbolistas y sus chanchullos, se acoge a la legislación sanitaria vigente en la Conmebol al justificar la convocatoria de los futbolistas, que estaban desde el día 3 en Brasil y la autoridad sanitaria nada les comunicó.

Aston Villa y Tottenham estudian multas y medidas disciplinarias a sus cuatro patriotas superlativos.

08/09/2021
En directo
23:00 - 06:00
Made in Onda Vasca
23:00 06:00
En directo
23:00 - 06:00
23:00 06:00