En directo
21:00 - 22:00
Economía

Así ahorrarás agua este verano y también el resto del año

El gran desafío del verano, y de todo el año en realidad, es no malgastar agua.
El gran desafío del verano, y de todo el año en realidad, es no malgastar agua.

La llegada del verano, del calor, suele traer aparejado un incremento del consumo de agua. Más sed, más calor, duchas largas y refrescantes, llenar piscinas portátiles, aumenta el riego de plantas y jardines. También suelen abundar las noticias sobre el estado de los pantanos y, del agua que acumulan, de restricciones y de sequía.

Y es que el agua se está convirtiendo un bien escaso que se va encareciendo.

Por ello no nos son ajenas las campañas de ahorro de aguas ni las que nos instan a contaminarlas lo menos posible.

Una ducha puede ser la mejor forma de ahorrar agua, pero siempre que sea corta. Foto: Pixabay

Esto se traduce en una serie de medidas que podemos realizar en nuestros hogares y en nuestra vida cotidiana para tratar de consumir solo el agua necesaria y no desaprovechar el resto. Y de paso bajar la factura de cada mes.

5 hábitos para ahorrar agua

Vamos a ver una serie de sencillos consejos para ahorrar agua en casa:

  • Dúchate en vez de bañarte. Una ducha supone un ahorro medio de 400 litros por día y hogar. Llenar la bañera precisa al menos 200 litros, mientras que una ducha de cinco minutos gasta la cuarta parte. Así puedes ahorrar cerca de 3.500 litros al mes.
  • No dejes el grifo abierto al lavarte los dientes o afeitarte. Con esta práctica tan habitual se derrochan hasta 30 litros por persona cada día. Tampoco lo hagas mientras friegas a mano. Es mejor llenar la pila y lavar en ella los platos.
Cuando te frotes las manos o te cepilles los dientes, mejor cerrar el grifo. Foto: Pixabay
  • Reutiliza el agua. Intenta volver a utilizar el agua que no esté sucia, lo que llaman aguas grises, para otras acciones. Por ejemplo, el agua del baño de los hijos pequeños puede servir para fregar el suelo. También se puede recoger el agua que cae mientras esperas a que se caliente en un balde o un cubo y utilízala para fregar, regar las plantas.
  • Racionaliza el riego. Lo puedes realizar aprovechando el agua de lluvia o bien estableciendo sistemas de riego por goteo. Riega por la mañana o por la noche, así evitarás que el agua se evapore antes de ser absorbida.
  • Ten cuidado con las fugas en el baño y la cocina. Hay que revisar cada cierto tiempo la grifería y los elementos urinarios porque con el uso pueden aparecer pequeñas fugas que generan importantes pérdidas de agua y dinero al cabo del tiempo. Un grifo que pierde 10 gotas de agua por minuto desperdiciará cerca de 2.000 litros al año.

Dispositivos de ahorro

Existen en el mercado una serie de dispositivos que ayudan a controlar y reducir el consumo innecesario de agua.

  • Limitadores de caudal. Reducen el caudal mediante estrangulamiento o incorporación de filtros, permitiendo ahorrar hasta un 50% de agua. Algunos modelos se colocan sin necesidad de desmontar el grifo y para otros hace falta llamar a un fontanero. En el caso de las duchas existen cabezales con reducción del área de difusión.
  • Aireadores o perlizadores. Estos dispositivos mezclan aire con el agua, incluso si la presión es baja. Las gotas de agua salen en forma de perlas y dan la sensación de que el chorro es abundante. Esta medida suele ir acompañada de un aumento de la presión de salida y un aumento del tamaño de la gota (gota perlizada).
  • Interruptores de caudal. Ya sea mediante detector de que las manos están debajo o mediante un temporizador, estos dispositivos cortan el agua automáticamente.
  • Limitadores de recorrido. Lo habitual en los grifos monomando es que se abra siempre del todo, permitiendo la salida del máximo caudal aun cuando no es necesario. Por eso algunos cuentan con estos dispositivos, que permiten gastar menos.
Un lavavajilas consume menos aguas que fregar a mano, pero mejor si se llena antes de ponerlo en marcha. Foto: Pixabay
  • Instala un sistema de riego automático por goteo en el jardín. Puedes gastar hasta 5 veces menos que con uno tradicional por aspersión. Y ya no digamos nada encmparación de regar con manguera.
  • Cambia tus electrodomésticos tradicionales por los que tengan la etiqueta A+, A++ o A+++. Son más eficientes en el consumo energético, tanto en la energía que usan para calentar el agua como en la cantidad de agua que usan Pueden ahorrar hasta un 50% gracias a sus programas económicos y de media carga. Si no dispone de estos programas, llenarlos para ponerlos. Lavar la vajilla a mano dos veces al día oscila entre los 120 litros si se hace a mano con el grifo abierto, o 60 litros si se utiliza la pila llena de agua. Poner el lavavajillas una vez al día consume 25 litros de agua

Otros pequeños gestos que también ayudan

Pero a los hábitos también se pueden añadir pequeños gestos que nos hagan conscientes de nuestra actitud proactiva en favor del ahorro de agua. estos algunos ehjemplos.

  • Nunca uses el inodoro como papelera. Y desde luego, no eches al WC desechos como las toallitas no degradables. Recuerda que el inodoro no es una papelera.
  • Cocinar al vapor (o con microondas), no solo es más sano, sino que también gasta menos.
  • Lava frutas y verduras en un recipiente en lugar de bajo el grifo.
  • Pon ollas y sartenes a remojo. Será más fácil fregarlas y gastarás menos agua al hacerlo.
En el jardín, mejor emplear un sistema de riego por goteo que uno por aspersión o una maguera. Foto: Pixabay
  • Tapa la piscina si no se va a usar. Así evitarás que el gua se ensucie y que se evapore.
  • Introducir botellas de agua llenas o un sencillo ladrillo en la cisterna del retrete. Con este método ahorrarás entre dos y cuatro litros de agua cada vez que tires de la cisterna.
  • Decora el jardín con vegetación autóctona, las plantas estarán adaptadas al clima y al entorno y necesitarán menos riego que otras foráneas.
2022-06-05T10:07:04+02:00
En directo
21:00 - 22:00
Oldies
21:00 22:00
En directo
21:00 - 22:00
21:00 22:00
Email